Hace unos días te hablaba de las características más importantes de un buen trípode y de qué trípode comprarte en función de tus necesidades. De poco te servirá un buen trípode si no lo utilizas correctamente, así que hoy te daré algunos consejos sobre cómo utilizar el trípode correctamente.

Intenta apoyarlo siempre sobre un suelo estable

Por mucho que el trípode sea robusto y rígido, por mucho que pese y/o cueste moverlo, si lo colocas sobre un suelo o una superficie que no sea estable, poca estabilidad podrá ofrecerte.

Si estás situado por ejemplo sobre rocas irregulares, intenta que las tres patas de tu trípode estén bien colocadas sobre una zona plana de las rocas, por lo menos busca que al colocar las tres patas sobre las rocas, se mueva lo mínimo posible.

Ten siempre en cuenta, que si el suelo tiembla, como sucede habitualmente sobre puentes, incluso aunque sean de cemento y acero, o también sobre pasarelas de madera, ese temblor del suelo se transmitirá al trípode y del trípode a tu cámara, así que no conseguirás que el trípode actúe como soporte estable.

Cuidado cuando pongas el trípode sobre arena o grava. Me ha ocurrido muchas veces que haciendo una foto con tiempo de exposición largo, me he confiado en que la cámara estaba bien estable sobre el trípode, pero mientras esperaba a que se hiciese la foto, me he movido junto al trípode sin fijarme que éste estaba sobre arena o sobre piedrecitas, con lo que al moverme yo, he movido las piedras y de rebote se ha movido el trípode. La foto te quedará movida.

Lo más bajo posible

Utiliza el trípode lo más bajo posible

Si, es un engorro tener que agacharse, pero cuando menos extiendas las patas de tu trípode, más estable será.

Eso significa que si estás fotografiando un paisaje desde un acantilado, y no tienes ningún elemento que te tape la vista delante tuyo, puedes mantener las patas sin extenderlas, te agachas, te sientas junto al trípode y haces la foto a ras de suelo.

También significa que si tienes un elemento de medio metro delante, será suficiente con que extiendas las patas justo por encima de ese elemento, no hace falta más.

Es más cómodo extenderlo al máximo y no tener que agacharse, pero te aseguro que notarás como se reduce la estabilidad, especialmente si utilizas trípodes de gama baja en los que las patas extendidas al máximo son realmente finas.

Cuanto más abiertas mantengas las patas, mucho mejor, porque eso también hará que baje el centro de gravedad y que la base de apoyo del trípode sea más amplia, con lo que ganarás estabilidad.

 

Primero extiende las patas gruesas

Estas son las que están más arriba, más cerca de la rótula. Si las patas de tu trípode tienen tres o cuatro secciones, extiende primero la sección de más arriba, será la más gruesa y por lo tanto la más robusta.

Si tienes que extender más las patas para subir el trípode, hazlo, pero evita extender cada una de las secciones al máximo, así conseguirás que parte de la parte de la pata quedará en la sección superior haciéndolo más estable.

Lo último de todo, la columna central

Extiende la columna central como último recurso

En mi trípode directamente tengo quitada la columna central, no la utilizo nunca. Eso sí, las patas de mi trípode son lo suficientemente altas como para que al extenderlas del todo, la cámara me quede a la altura de los ojos.

Si tu trípode extendido al máximo no es tan alto, puede que en algunas ocasiones tengas que, además de extender las tres patas, subir la columna central de tu trípode.

No es que no debas hacerlo nunca, pero sí que te recomiendo que extiendas primero las tres patas y, si no te queda más remedio para alcanzar la altura que necesitas, extiendas después la columna central.

Si la extiendes, hazlo al mínimo. Si subes mucho la columna central, el problema es que será como que tuvieses un monopié sobre las tres patas de tu trípode.

Utiliza el temporizador o el mando disparador

Aunque no sea un consejo de cómo utilizar el trípode en sí, recuerda utilizar siempre el temporizador de tu cámara o mejor aún, el mando disparador remoto.

De esta forma evitarás tener que pulsar el botón de disparo de tu cámara al hacer una foto y por lo tanto conseguirás que no se mueva por culpa de la presión de tu dedo sobre el botón.

¡Estabilizadores en OFF!

Estabilizador del objetivo en OFF

Algo importantísimo y que tampoco hace referencia directamente al trípode, es que tienes que recordar poner el estabilizador (VR, IS, stabilitzer…) de tu objetivo o cámara en OFF, desactivado.

Es algo que muchas veces se nos olvida o que muchos fotógrafos no hacen por desconocimiento, pero te aseguro que te puede fastidiar algunas fotos.

El mismo sistema de estabilización de imagen de tu cámara o de tu objetivo, que tanto te ayuda al hacer las fotos a pulso, hará que la foto te quede movida si lo dejas activo y haces la foto con tu cámara sobre el trípode, así que recuerda, con la cámara sobre el trípode, el estabilizador siempre desconectado.

¿Que te ha parecido?

¿Te ha gustado el artículo?¿Te surgen dudas? Déjame tu opinión en los comentarios!! Ayúdame a difundirlo, compartiéndolo en tus redes sociales. No te olvides de seguirme en facebook , twitter o google+ o suscribirte a mi canal de Youtube


0 responses on "Consejos para utilizar el trípode correctamente"

Deja un comentario